Home / +VIDEO / +VIDEO | MaM | La vida de los hermanos Feltscher, de aprendizajes familiares a la “Vinotinto”

+VIDEO | MaM | La vida de los hermanos Feltscher, de aprendizajes familiares a la “Vinotinto”

Miguel Vallenilla – El tiempo es Oro, como quien dice, y para cualquier persona que tiene su agenda con compromisos, lo es mucho más. Lo cierto es que siempre existen opciones para ser parte de algún momento en específico. Fue así como en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía se abría la posibilidad de conversar con dos seres que se han ganado el aprecio de los venezolanos, esto producto de su potencial futbolístico el cual se ha visto reflejado con buenos resultados. Hablamos de los hermanos Feltscher, quienes gentilmente conversaron con GradaDigital, de anécdotas, su vida y futuro.

En la ciudad de Bülach (Suiza), nacerían Frank y Rolf. El primero un 17 de mayo de 1988, y el segundo el 6 de octubre de 1990. El vínculo con Venezuela es gracias a su madre Zaida Martínez, venezolana, quien buscó inculcarles cualidades de la tierra de Bolívar a sus hijos desde su nacimiento. “siempre les hago comida venezolana cuando estoy en Suiza o Italia”, comentaría la primera vez que llegaba al país junto a sus hijos por un llamado “Vinotinto”. En aquel momento no sabía cómo ocultar su emoción. “no soy fanática del fútbol, soy fanática de mis hijos. Estoy muy feliz por la decisión que tomaron”.

Frank y Rolf vivieron algunos años en Venezuela. Entre 1997 y 1999, pudieron cursar estudios en el Colegio Humboldt. Para esos días ambos vivían con su madre, padrastro y abuela. Posteriormente volverían a Suiza, haciendo de Venezuela un lugar de vacaciones, pues regresarían frecuentemente con esas intenciones.

Padre biológico y madre Zaida, en Puerto La Cruz ante Argentina

El fútbol acompañó a los jóvenes desde pequeño, y el éxito se iba cosechando, tanto así que formaron parte de las selecciones juveniles de Suiza. En el recuerdo, Frank podrá rememorar los días en que llegó a la Final de la Eurocopa Sub-21, incluyendo dianas de él durante el torneo. Todo esto transcurría cuando en Venezuela se abría el dilema de la posible llegada de los hermanos suizos. Las noticias se expandían en el país, mientras que Rolf consumía minutos en el Parma Italiano, y derrotaba a la selección “azurra” representando a su país también por la Sub-21.

Quién tenía la respuesta del futuro de los hermanos Feltscher? Pues su corazón, como dirían ellos al momento de decidirse por representar a la Vinotinto. “Decidí y estoy feliz”, nos comentaría un 5 de septiembre del 2011 Frank, quien era convocado para enfrentar a Argentina y Guinea por encuentros amistosos. El jugador se presentaba en el país ante la curiosidad de todos. “Me sentía muy feliz de vestir esta camisa, y sobre todo de jugar mi primer partido contra Argentina en Calcuta”, expresaría. Solo faltaba Rolf, que seguramente se convencería al ver a su hermano con la nacional. “Si él me ve aquí jugar las eliminatorias, con todos esos grandes equipos, y ve que vamos a calificar, va a querer venir seguramente”, dijo Frank sin equivocarse. Rolf sería llamado por Farías para las Eliminatorias ante Ecuador y Argentina. A su llegada al país decía que “escuché a mi corazón y se decidió por Venezuela”.

Familia de los hermanos Feltscher, junto a su madre, hermana y padrastro

A continuación disfruta de esta charla que hemos mantenido con los hermanos Feltscher. Una historia llena de altos y bajos, donde el trabajo, sacrificio y carisma, hicieron de los jugadores lo que son hoy en día, cobijados bajo las enseñanzas y amor de su madre.

GD – Por qué sus nombres?
Frank: Mi nombre es alemán. En Suiza si ven a un hombre bronceado como yo, con cara de sudamericano y llegas a decir que te llamas Frank, la gente muchas veces se ríe. Para mi mamá fue muy especial ese nombre porque al legar a Suiza le gustó. Es mejor que Rolf (dijo entre risas).
Rolf: A mí realmente de niño no me gustaba el nombre porque era un nombre suizo. Después poco a poco con los años, madurando, me fue gustando el nombre, y claro uno viviendo de esta profesión y escuchándolo en la televisión te empieza a gustar.

GD – ¿Por qué el fútbol?
Rolf: Mi papá fue quien me tenía siempre en la cabeza el fútbol, en la televisión, los fines de semana con la familia, y él nos metió ahí diciéndonos “coño, sean futbolistas”, y a los seis años empecé a jugar. Él siempre me acompañó a los partidos y entrenamientos. En mi escuela de fútbol eran muy buenos, muy técnicos.
Frank: Es claro que nuestro padrastro Pablo tiene mucho que ver con la pasión que tenemos por el fútbol. Él no los inyectó. Nos metió a jugar fútbol y siempre estuvo detrás de nosotros. Yo era también multi talento. Hacía kick boxing, snowboard, en todos los deportes era bueno. Pero cuando llegué a los once o doce años, tenía que decidirme y decidí por el fútbol.

GD – ¿Eran aficionados a cuáles clubes?
Rolf: No tenía un equipo que dijera “coño, ese equipo me gusta”. Me gustaban muchos.
Frank: Me ha gustado siempre la Juventus

GD – ¿Rolf, tras todas las lecciones y empuje que entregó tu padre, cuando sentiste que podías vivir del fútbol?

Rolf: a los 16 años. Fue una época importante para mí, y en donde estaba se lesionaron algunos jugadores y tuve la oportunidad de ir al primer equipo. Luego se lesionaba uno de los titulares y como no quedaba más nadie entré (en el Grasshoppers).

GD – Su madre Zaida ha influenciado mucho en ustedes, se nota en los tatuajes, en las palabras de ella, y el orgullo de vestir a Venezuela por ella
Frank: sin mi mamá seguramente hubiese podido terminar como malandro. Nosotros éramos muy callejeros, pasábamos tiempo con los delincuentes. Eran los típicos amigos de nosotros, y si no fuese por mi mamá que me agarraba con mi papá para regañarme, tal vez hubiese terminado mal
Rolf: Mi mamá es la persona más importante en mi vida. Yo creo que cada persona dice que su mamá es la número uno, y ella siempre estuvo al lado mío, siempre me protegió. Me da mucha fuerza. Hizo su parte como mi papá y todos.

GD – Ustedes como hermanos también son muy unidos
Rolf: Mi hermano es algo muy grande para mí. Jugar aquí en la nacional con él es muy bello. Me da mucha motivación a lograr con él junto al equipo algo grande como el Mundial
Frank: Ese compañerismo entre nosotros siempre fue fuerte, desde pequeño. Si había un momento en que nosotros nos peleábamos venía mi mamá y nos agarraba fuerte y nos decía “se abrazan, los hermanos no pelean, se abrazan, sea aman y se quieren”… y nosotros así llorando en su brazos diciendo “te amo”.

GD – ¿Frank, alguna vez lo defendiste (a Rolf) en el colegio en alguna pelea?

Frank: Ufff, siempre…

GD – Estudiaron algunos años en Venezuela en el Colegio Humboldt. Recuerdos, gustos…
Rolf: Viví algunos años. Me gusta Venezuela, su gente caliente, la mentalidad alegre. En Suiza las personas son más frías, hay más reglas, y soy más del tipo de persona que le gusta divertirse, la familia, y las personas calientes. Tiene las playas que no hay en Suiza, Su música, el idioma, la comida.
Frank: el idioma, el acento venezolano, el hablar con la gente, la comida, es lo que me hace falta a veces. El ambiente venezolano es único, y cada vez que entro al país siento el calor de la gente.

GD – ¿Cómo fue su niñez?
Frank: Yo diría bella. Nuestra familia siempre estaba muy unida. Nada es perfecto, nunca es perfecto. Nuestra familia tenía sus dificultades, pero al final teníamos todo. Con problema, sin problemas, nunca nos faltaba algo. Teníamos comida, teníamos amor, teníamos para vivir y era lo más importante.

GD – ¿Han visto algunos amigos a su regreso al país?
Rolf: sé que mi hermano vio algunos amigos de hace mucho tiempo, pero yo no he tenido la oportunidad. Tengo también a mi familia aquí y cada vez en cuando la veo, ahora más que vengo con la selección.

GD – Jugaron con Suiza en sus selecciones juveniles, y destacaron. ¿Qué tal la experiencia?
Rolf: De niño jugar ahí era un sueño en la nacional, en cualquier Nacional, y viviendo en Suiza me convocaron. Estaba Muy feliz, pero realmente nunca me sentí como suizo. De niño nunca me sentí como suizo. Vino la oportunidad de jugar con la selección venezolana y escuché el corazón.
Frank: A nivel de juveniles fue algo muy especial. Eso nunca cambió hasta que me decidí jugar para la Vinotinto.

GD – ¿Cómo se ven en el futuro?

Rolf: Con ganas de lograr algo muy grande, lograr el sueño que tuve de niño. Cuando uno es pequeño uno juega, pero después con los años uno sueña. Quisiera ser un gran futbolista. Yo todavía estoy de viaje (que le falta). Le doy gracias a Dios por las cosas que tengo ahorita con 21 años. Quiero que mi familia esté bien, lograr muchas cosas que deseo, sobre todo con la selección venezolana, y algunas cosas que tengo dentro de mí.
Frank: Un hombre con los dos pies en el piso. Yo sé lo que quiero lograr. Tengo muchas metas, en el fútbol quiero jugar en un equipo importante, ser alguien importante.

GD – En el fútbol se pasan momentos tristes
Frank: Tuve dos momentos difíciles. A los quince años cuando estaba en el Grasshoppers, me fui a Italia. Fue un tiempo donde dudaba si lo iba a lograr, no sabía exactamente. Y después un tiempo muy difícil fue cuando cambié al Lecce, y estuve seis meses sin jugar. Entré en una fase donde me preguntaba qué pasaba. Gracias a Dios cuando tuve malos momentos, tuve a mi familia que siempre me apoyaba

GD – Pero las dificultades sirvieron para sobresalir…
Rolf: En Suiza veía necesario dar un paso más adelante. Entonces estuvo el Parma, se presentó como una buena oportunidad porque Italia es una escuela mi buena, sobre todo en mi posición como defensor, ya que hay mucha táctica, una filosofía de defender y retener el resultado.

GD – ¿Rolf, y ya que has trabajado la defensa, cuál ha sido el jugador más difícil de marcar?
Rolf: Zlatan Ibrahimović fue el más difícil, también de nombre. Es uno de los mejores atacantes

GD – Ambos pasaron por el Grasshoppers (Frank actualmente juega allí), uno de los clubes más emblemáticos de Suiza
Frank: Es un club muy grande, sobre todo cuando yo estaba joven. Toda la gente, jugadores, miraban al Grasshoppers como “el equipo”. Tenía mucha suerte y tuve la posibilidad de entrar a su escuela.
Rolf: Ahí compartí con buenos compañeros que también estuvieron la nacional, y también dieron el paso hacia afuera. Uno de ellos Xherdan Shaqiri en el Bayern Munich.

GD – ¿Y el fútbol es?
Frank: Es sinceramente todo. Es el que me da felicidad, el deporte que me da tristeza, que me da emociones. Es el deporte que me da la posibilidad de vivir, es el centro de la vida.

GD – Venezuela los ha recibido con mucha emoción

Rolf: se siente el calor de la gente. Acá a todos les gusta el fútbol, nos acompañan, están detrás e nosotros, y es demasiado bello. En Italia todo es un poco diverso, y aquí se siente el calor de la gente; eso da mucha motivación.

GD – Por cierto, los tatuajes son características de los Feltscher
Frank: mis tatuajes tienen que ver con la familia, o con mis países. Siempre que me hago algo busco que tenga significado.

GD – Y una vez que te decidiste por Venezuela…

Frank: Una emoción única. Fue un gran momento el vestir la camiseta Vinotinto, me dio mucha felicidad a mí mismo, y me llenó mucho ver que toda mi familia esperaba ese momento. Que más que ver a tu familia feliz.
Rolf: Venezuela es Venezuela… tenemos un muy buen equipo y me aceptaron bien en su corazón.

GD – Conforme?
Frank: Si pudiera regresar el tiempo, no cambiaría la decisión.

FOTOS

Scroll To Top