Home / Fútbol Nacional / ESPECIAL | “Chita” Sanvicente es un depredador insaciable

ESPECIAL | “Chita” Sanvicente es un depredador insaciable

noel_sanvicente_zamora_estudiantes_12052013_8

GradaDigital.com – El Diario El Clarín (Aragua) realizó una publicación con la autoría de Gustavo Gil, que a traves de un recorrido, resume el trabajo del técnico del Zamora FC, Noel Sanvicente, en el que se refleja sus convicciones por ser un inagotable luchador para obtener los resultados.

El trabajo y sacrificios, son sinónimos que han acompañado a “Chita” a lo largo de su carrera, y de esta forma lograr ser el máximo campeón como estratega del fútbol venezolano. Su gloria más reciente, el alcanzado con el Zamora FC cuando pocos creían en la posibilidad de dicho logro. Ahora se dispone para repetir la hazaña, y volver a disfrutar de la Copa Libertadores.

A continuación, el texto publicado el 19 de Julio del presente año:

Diario Clarín, Gustavo Gil – Noel Sanvicente se caracteriza por su andar pausado, pensativo y cabizbajo. Balancea sus brazos a ambos lados y fija la mirada al suelo como calibrando sus oportunidades.

Esa calma y ese sosiego distan mucho de su apodo El Chita, el mismo que se ganó por su agilidad felina y su actitud depredadora cuando estaba en pleno apogeo de su carrera. Como jugador ganó seis títulos, cuatro con Marítimo, uno con Minervén y otro con Caracas.

Todo aquello quedó en la historia que recoge su paso por el estrellato del balompié en los años 80 y 90, en un país donde esa disciplina siempre ha estado supeditada al fervor que despierta el beisbol.

Ahora El Chita luce calmado y se esfuerza por afilar no las propias sino las garras de las jóvenes figuras que están bajo su supervisión directa.

Sanvicente le agarró el gustico a los campeonatos desde que transitaba por las filas del Club Sport Marítimo, una divisa que ya no existe pero que dio muchas alegrías a sus aficionados al coronarse cuatro veces campeón y alcanzar destacadas actuaciones en Copa Libertadores.

Sanvicente es por mucho el técnico más ganador del fútbol venezolano y acaba de conseguir lo que nadie vaticinaba: hacer campeón a Zamora, un equipo de plantilla joven pero que con osadía y siguiendo las instrucciones del guayanés logró su primer campeonato en la Primera División.

Con este nuevo triunfo, Sanvicente le da con la puerta en la cara a los directivos del Caracas FC que lo dejaron ir en 2010 luego que este les sirviera en bandeja de plata seis trofeos de campeón, en poco menos de diez años.

Con Zamora, Chita no contó con grandes figuras y apostó más bien a los futbolistas de la región y a la garantía de pagos oportunos para sus jugadores.

La clave de su éxito estriba en que logra motivar a sus discípulos de tal manera que todo el mundo lucha por lo mismo.

“Mi trabajo es alcanzar un grado de compromiso tal que directivos, jugadores, cuerpo técnico y aficionados remen en la misma dirección”.

El técnico, que cumplirá 49 años el 21 de diciembre, sabe que la enfermedad del futbol nacional estriba en la manera como los clubes encaran el futuro tras ganar una copa. “Un trofeo más para las vitrinas y chao”.

SU GRAN VOCACIÓN
Cuando tenía 20 años de edad, El Chita comenzó a coquetear con lo que sería su gran vocación: entrenador de fútbol. Estudió en Argentina, Brasil y México y cuando ya había cumplido los 34 años incursionó como director técnico en la casa donde había terminado su carrera como jugador activo, el Caracas Fútbol Club.

Sanvicente empezó en la categoría menor y en un momento crítico, el Caracas le dio la máxima responsabilidad al nombrarlo estratega del equipo de primera división cuando restaban cuatro partidos para finalizar la temporada 2001-2002.

La historia la conoce todo el mundo. El Chita logró que los Rojos del Àvila se coronaran en las temporadas 2002/03, 2003/04, 2005/06 y 2006/07 2008/09 además alcanzó el subcampeonato en la 2004/05 y 2007/08.

La muerte del propietario del club y la llegada de sus sucesores fueron los hechos que marcaron su salida del club, acaecida el 17 de marzo de 2010.

A partir de ese momento, Sanvicente vive un naufragio porque estaba acostumbrado a navegar sobre ese gran yate que era el Caracas y ahora deberá empezar de cero.

Esa temporada ficha con el Real Esspor y queda a un punto de ser campeón del torneo clausura 2010.

Malos resultados ligados a problemas con la directiva del club generan su renuncia que ocurre el 2 de diciembre de 2011.

El año pasado decidió irse a una tierra más prometedora que la capital, Barinas. Se pone al frente del Zamora Fútbol Club y sorprende a todo el mundo al llegar a semifinales de la Copa Venezuela 2012, se corona en el Torneo Clausura y se consolida como campeón absoluto de la Temporada 2012/13 al lograr un empate en la Ida en el estadio La Carolina, 1-1 ante el Deportivo Anzoátegui y victoria 2-1 en el partido de vuelta.

Sanvicente es el único entrenador que ha ganado estrellas con dos equipos distintos y su palmarés lo catapulta a niveles internacionales.

Equipos de la región andina e incluso de Estados Unidos han manifestado interés por su firma, pero el muchacho de Ciudad Bolívar no parece muy convencido de dar el salto más allá de la frontera.

Sanvicente llegará al banquillo de la selección nacional de su país más temprano que tarde. Ya la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) le hizo tal proposición luego de la renuncia de Richard Páez, pero no hubo acuerdo y designaron a César Farías.

El futuro no puede ser más promisorio.

Scroll To Top