Home / CD Lara / Llegan a casa los Vinotintos Sub-17 que residen en Centroccidente

Llegan a casa los Vinotintos Sub-17 que residen en Centroccidente

Jesús A. Sáez S, Barquisimeto. – Con pitos, bocinas, pancartas y gritos fueron recibidos cuatro de los 23 jugadores de la Sub-17 en el Aeropuerto Internacional de Barquisimeto. Además de ellos, parte del cuerpo técnico arribó en horas de la mañana del lunes a tierras larenses.

Después de su llegada al país y haber recibido diversas condecoraciones, los oriundos de centroccidente arribaron a la ciudad de Barquisimeto provenientes de Caracas. Familiares y amigos que no pudieron asistir en días pasados a Maiquetía, compartieron con sus queridos desde el momento que cruzaron la puerta que divide la pista de aterrizaje y la sala de espera, lugar donde se realizó una pequeña rueda de prensa con los medios locales.

El primero en tomar la palabra fue Josep Cañas quien es el preparador físico de la selección sub-17, “estamos muy contentos de ver esta alegría y poder haber tenido la oportunidad de unir a un país con un solo color, una bandera vinotinto que nos une a todos sin importar ningún tipo de pensamiento. Sabemos que está en nuestra manos un gran peso, nada de esto hubiese podido haberse logrado gracias al trabajo de estos muchachos”, resaltó que todos deben sentirse orgullosos de tener una selección mundialista.

Las metas siempre estuvieron trazadas para los vinotintos, muchos no se esperaban clasificar al hexagonal y al cumplirlo se incremento la intensidad, el cansancio y el espíritu de sellar el pase a la máxima competición de la categoría. Luego de conseguirlo se debe reestructurar el trabajo, es por ello que Cañas adelantó “algo que hay repetir, es la etapa de reacondicionamiento cinco semanas antes del campeonato mundial. Un torneo sudamericano donde hubo mucho desgaste muscular, donde la carga de volumenes se aumentaron y donde se corría todos los días, ellos lo saben y lo vivieron. La clave es el reacondicionamiento físico y lo vamos a repetir antes de ir al mundial” aseguró el preparador.

Para el coordinador de las selecciones Sub-17 y Sub-20, José Antonio Quintero, el trabajo que se realizó durante 10 meses se vio reflejado durante el sudamericano “fue un trabajo mancomunado del cuerpo técnico, nosotros nos fuimos a Argentina con un camión lleno de ilusiones, hoy en día podemos darle esa alegría en el país. Seguiremos trabajando como lo veníamos haciendo, nos dio resultados y frutos. Vamos corregir algunos detalles para que sea más intenso el trabajo”. Adelantó que la ciudad de Barquisimeto nuevamente será sede de algunos de los módulos de preparación como lo fue antes de partir a tierras argentinas.

Otros de los personajes significativos dentro del cuerpo técnico es el de Luis Jiménez, quien es el preparador de los porteros de la selección juvenil, responsabilidad que adquirió y lo demostró al transmitirle a sus muchachos las estrategias y conocimientos para enfrentar la competición. Aseguró que fue una difícil elección al momento de elegir el guardameta titular, debido a lo que demostraban “fue un arduo trabajo por lo integral de cada entrenamiento, no nos enfocamos en lo que podían ayudar bajo los tres palos, sino al contrario, en aportar desde el orden táctico ofensivo hasta el armar jugadas ofensivas. A partir de allí pudimos estudiar cada estrategia y directriz que necesitamos para esto, él fue quien más lo asimiló y demostró en la cancha de juego y por eso nos decidimos por Beycker Velazquez”.

Dicho juvenil logró estar entre el once ideal del sudamericano, objetivo que no se trazaron en principio pero que más no lo descartaron “lo preparé así, uno busca siempre la excelencia. El trabajo de él (Beicker) fue muy destacable por lo cerrado de cada encuentro y cada una de sus intervenciones nos permitió estar cerca del marcador o mantenerlo y fue muy fundamental. La calma, la tranquilidad y seguridad en cuanto a su carácter y personalidad la supo manejar, y es por eso que el premio se lo ganó por su constancia” dijo el preparador Jiménez.

La vida les dio un giro de 360
Antes de partir no se imaginaban que iban alcanzar la fama en tan poco tiempo, y que serían el ojo de todo un país que siempre creyó en la clasificación al mundial. Los vinotintos sub-17 agradecieron ese apoyo brindado por toda la afición venezolana, además de las oraciones y la buena vibra que siempre les transmitían cada vez que salían a la cancha a jugar.

“Les doy la gracias a todos por este recibimiento. Estoy muy contento por el objetivo que logramos de clasificar al mundial y vamos a seguir trabajando para lograr un buen resultado allá. Este logro es para toda Venezuela y para mis familiares” expresó el de la casa, Douglas Martínez, quien se formó en las filas de la Academia de Fútbol Máximo Viloria.

Por su parte José Marrufo que vio la roja en el encuentro contra Argentina, en la última fecha del hexagonal dijo que esto es solo el principio de la selección “es bonito verle esa sonrisa a todos. El saber que nosotros somos la razón de esas sonrisas nos llena de gratitud. Gracias a Dios le pudimos regalar esto al país que tanto lo necesitaba”.

Entre las piezas fundamentales y cerebro del grupo sub 17, es el que llevo puesta la banda de capitán, el larense Franco Díaz, muchacho que es ficha de las categorías menores del Deportivo Lara “esto que logramos fue producto del trabajo que realizamos durante 10 meses. Siempre estuvimos mentalizados y entre los objetivos era esto, nunca nos desviamos, sabíamos que iba a ser difícil pero no imposible, por eso pudimos dar más”.

Las aspiraciones no se quedan hasta ahí “esta selección está para hacer más cosas, y vamos por más, queremos salir campeones del mundial”. Además dijo que con todos se la lleva muy bien y que respetan su jerarquía dentro del grupo.

Existe otra referencia dentro del equipo, quizás el que más tenía sed de gol, Ronaldo Peña, quien fue figura junto al goleador, el zuliano Andres Ponce, además fue su fiel compañero en el ataque. El oriundo de Acarigua fue el autor del tanto que empató el partido con la albiceleste, resultado que les sirvió para quedarse con el subcampeonato “a partir de ahora hay que trabajar muy bien y muy duro, vienen cosas buenas previo al mundial, hay que seguir trabajando con convicción para lograr el objetivo”.

Dijo además que el estar lejos le hizo madurar como jugador, aprendió nuevas cosas y estrategias que desempeñará a lo largo de su carrera. También aseguró que les hizo falta estar con sus seres queridos “espero poder disfrutar con mis familiares y amigos, hasta con los que no me conocen. Este logro es para ellos”.

Asimismo aprovechó para elogiar el trabajo del técnico Rafael Dudamel, al cual agradeció por haber confiado en él “es un buen hombre dentro y fuera de la cancha. Agradecido por haberme enseñado tantas cosas y experiencias para ser mejores futbolistas”.

Ahora el compromiso y la responsabilidad que tienen todos estos muchachos será mucho mayor, no solo tendrán a todo un país detrás de ellos, sino todo un universo, donde los más seguros aprovecharán para dejar en alto el nombre de VENEZUELA, un reto que solo apenas comienza.

Scroll To Top