Home / AppGD / Camoranesi: “Cuando se gana la Copa del Mundo es el momento más sublime”

Camoranesi: “Cuando se gana la Copa del Mundo es el momento más sublime”

mauro_camoranesi_11072014

Miguel Vallenilla, Belo Horizonte – Se aproxima la Gran Final de la Copa del Mundo, y Alemania y Argentina serán los protagonistas de este encuentro que atrapará la mirada de millones de personas de todo el mundo, y alguien que lo ha podido vivir de cerca es Mauro Camoranesi, nacido en Tandil, pero que supo aprovechar las situaciones que lo llevaron por el mundo gracias al fútbol, para finalmente despertar interés en Italia donde pudo defender la camiseta y ser Campeón del Mundo en la edición del año 2006.

“Los cuatro días que te separan a la final te pasan muchas cosas por la cabeza. Saber que llega el último juego. Es el momento donde se acumula todo el nerviosismo porque el paso de la semifinal a la final es el más importante, el que te hace dar cuenta que realizaste el sueño por el hecho de jugar la final”, expresó Camoranesi a Grada Digital. El jugador reconoce que “a medida que pasan las horas y los días el nerviosismo crece, y una vez en el juego todo pasa a segundo plano porque ya debemos jugar al fútbol que es lo que nosotros sabemos hacer”.

Camoranesi fue un jugador que se desempeñó como centrocampista, donde logró jugar al fútbol desde Argentina, pasando por Uruguay, México, Grecia, Alemania e Italia. Fue en el país de la “azzurra” que tuvo la oportunidad de defender los colores de la Juventus, y ganarse la confianza de Marcello Lippi para el Mundial del 2006, tras ya haber debutado tres años antes. “Hay una serie de circunstancias para que todo eso ocurra. Se puede decir que mi carrera ha sido muy atípica y de muchos sacrificios”. Los años y las oportunidades, hicieron que Italia signifique algo más que importante para Mauro. “Soy un fiel seguidor de la selección de Italia. Es un país que ocupa una parte importante de mi vida”.

El encuentro 64, ese que define al campeón, lo tuvo que disputar ante la selección de Francia de Zinedine Zidane, quien sería expulsado por el ya conocido incidente. Tras el empate en los tiempos reglamentarios, todo debió decidirse desde los doce pasos. “Cuando no te toca patear penales hay mucha adrenalina, mucho más porque no puedes hacer nada sino ver a tus compañeros. Al que no le toca patear los penales lo vive desde afuera  y se vive con más nerviosismo porque no depende de uno la situación”, nos cuenta Camoranesi, quien asegura que “lo más importante fue sentir la gloria cuando ingresó el balón de Fabio Grosso, el saber que ya se alcanzó el título. No es tanto el hecho de tocar la Copa, el hecho es cuando se gana, es el momento más sublime que hay, en ese segundo uno se da cuenta que se acaba de realizar lo que siempre se soñó”.

Finalmente, Camoranesi pudo festejar aquel 9 de julio de hace ya ocho años atrás, y una de las postales fue el corte de su cabello en medio del Estadio Olímpico de Berlín. “Todo fue en broma parte del folklore. Cualquier cosa que hubiésemos hecho hubiese sido simpático”. Por lo pronto se defiende como comentarista en la cadena televisiva de Univisión, donde “esto es mucho más difícil porque es  algo completamente desconocido. He tenido que ir aprendiendo cosas que no sabía”.

Scroll To Top